Asesoría Financiera

En Grupo JIF Soluciones sabemos que actualmente la sociedad costarricense se está endeudando con la finalidad de obtener casa, carro, tarjetas de crédito, viajes y demás. 

Lo ideal sería buscar asesoría financiera previo a adquirir deudas para ordenar las finanzas y así tomar las mejores decisiones con su dinero. 

¿Sabe usted que se trabaja en una asesoría financiera?

Se empieza con dos planteamientos básicos:

  1. Se realiza una lista de las deudas y la cantidad de dinero que se debe.
  2. Se analizan los ingresos actuales

Con esta información se toman decisiones a corto, mediano y largo plazo para alcanzar una plenitud económica. 

En el caso  que usted se encuentre en la situación de no poder pagar sus deudas, es importante que conozca a qué se expone; legalmente hablando.  En Costa Rica existen 2 tipos de cobros: el administrativo y el judicial. 

COBRO ADMINISTRATIVO

El cobro administrativo es el que realiza la misma entidad que le prestó el dinero o un tercero designado para gestionar la recuperación de ese crédito moroso. Previo a acudir a instancias judiciales.

Contactan al deudor, fiadores e inclusive a familiares por medio de:

  • Llamadas telefónicas
  • Correos electrónicos
  • Mensajes de texto
  • Visitas personales 

Esto con el afán de motivar al deudor a ponerse al día con la deuda. Importante resaltar que en este tipo de cobro no se dan los embargo judiciales en contra de los bienes. 

El tiempo estimado en que se transfiere la deuda de cobro administrativo a cobro judicial depende de la entidad acreedora. Por ejemplo: un acreedor privado tarda de 1 a 2 meses, un crédito Hipotecario alrededor de 3 meses y si es un crédito personal bancario de 4 a  5 meses como máximo.

COBRO JUDICIAL 

El proceso de cobro judicial son las gestiones y acciones que realiza el acreedor en el ámbito judicial con el objeto de recuperar la deuda pendiente.

El total de su deuda pendiente en un proceso de cobro judicial contempla:

  1. Monto adeudado conocido como capital pendiente.
  2. Intereses moratorios que pueden ser hasta un 30% más del interés corriente pactado. Este empieza a correr desde el momento que se deja de pagar la deuda. Los cuales en su mayoría son mensuales.
  3. Honorarios de abogados que rondan en el 10% del total de la deuda, contando capital e intereses.
  4. Costas procesales, que son los gastos propios del proceso judicial, como por ejemplo peritos, timbres, edictos, certificaciones y demás.
  5. Gastos adicionales demostrados por el acreedor y que sean aprobados por el Juez.

Para iniciar el proceso el acreedor presenta la demanda de cobro judicial ante el juzgado especializado de cobro correspondiente. 

El expediente es revisado por un Juez el cual realiza el inicio del proceso y se ordena la notificación del demandado, en este caso el deudor y/o fiador. 

Al ser notificados se les otorga un plazo de 5 días hábiles para realizar una contestación formal donde se  aceptan o se oponen a los cargos; en el mismo se debe brindar un medio de notificación ya sea correo electrónico o fax.

Si no realizan contestación alguna se da por aceptado todos los cargos y el proceso continua hasta lograr el pago total de la deuda por medio de los embargos realizados. 

PROCESOS DE COBRO JUDICIAL

Dependiendo del tipo de deuda se iniciará un proceso monitorio dinerario o un proceso de ejecución. 

  1. En el proceso Monitorio dinerario: se cobran las deudas por tarjetas de crédito, pagarés, letras de cambio, facturas y otros. Desde el inicio le podrían embargar todos sus bienes. Entiéndase como: propiedades, vehículos, salario, cuentas bancarias y otros para garantizar el pago de la deuda.
  2. En los procesos de ejecución: que son las prendas en vehículos o hipotecas en propiedades, primero se ejecuta la garantía de la deuda sea ésta la propiedad o el vehículo a través de un remate. En la notificación que realiza el juzgado se indica la hora y fecha que se va a realizar dicho remate.

Si quedara un saldo que no se logra cubrir en dicho remate se procede al embargo de todos los demás bienes, con el fin de lograr la cancelación total de la deuda. Es importante que si usted se encuentra en un proceso de cobro judicial acuda a un abogado para que este le asesore sobre las implicaciones del proceso y le ayude a encontrar la solución efectiva a esta situación.  De igual manera lo ideal es que por medio de una correcta asesoría financiera en la planificación de su economía no se vea en el situación de enfrentar un proceso de cobro.

Licda. Ruth Fernández 

Abogada – Asesora Legal 

 

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.